La autobiografía de Obama se olvida de algo; la cruel guerra de los drones.